jueves, 30 de mayo de 2013

30 de mayo, Santa Juana de Arco virgen


 


(1412-1431) Patrona de Francia y Doncella de Orleáns
Guiada por Dios por medio de locuciones interiores,  Santa Juana conduce al ejército francés a liberar el país. Finalmente, traicionada, muere en la hoguera.  Ella se mantiene siempre fiel a Jesús y la Iglesia.
Santa Juana de Arco nació en día de la Epifanía de 1412, en Domrémy, pequeño pueblecito de Champagne, a orillas de la Mosa, Francia. Su padre, Jacobo d’Arc, era un hacendado de cierta importancia, hombre bueno, frugal y un tanto huraño. La madre de Santa Juana, que amaba tiernamente a sus cinco hijos, educó a sus dos hijas en los quehaceres domésticos. Santa Juana declaró más tarde: "Sé cocer e hilar como cualquier mujer". Pero nunca aprendió a leer ni a escribir. Los vecinos de la familia, en el proceso de rehabilitación de la santa, dejaron testimonios conmovedores de la piedad y ejemplar conducta de la joven. Tanto los sacerdotes que la conocieron como sus compañeros de juegos, atestiguaron que le gustaba ir a orar a la Iglesia, que recibía con frecuencia los sacramentos, que se ocupaba de los enfermos y era particularmente bondadosa con los peregrinos, a los que más de una vez, cedió su lecho. Según uno de los testigos "era tan buena, que todo el pueblo la quería." Por lo que parece Santa Juana tuvo una infancia feliz, aunque un tanto turbada por los desastres que asolaban el país y por el constante peligro de un ataque armado sobre la población de Domrémy, situada en la frontera de Lorena. Antes de emprender su gran empresa, Santa Juana tuvo que huir, por lo menos una vez, con sus padres, a la población de Neufchatel, a trece kilómetros de distancia, para escapar de las manos de los piratas borgoñones que saquearon Domrémy.
Santa Juana era todavía muy niña cuando Enrique V de Inglaterra invadió Francia, asoló Normandía y reclamó la corona de Carlos VI. Francia se hallaba en aquel momento dividida por la guerra civil entre los partidarios del duque de Borgoña y el duque de Orleáns, de suerte que no había podido organizar rápidamente la resistencia. Por otra parte, después de que el duque de Borgoña fue traidoramente asesinado por los hombres del delfín, los borgoñeses se aliaron con los ingleses, que apoyaban su causa. La muerte de los monarcas rivales, ocurrida en 1422, no mejoró la situación de Francia. El duque de Bedford, regente del monarca inglés, prosiguió vigorosamente la campaña y las ciudades cayeron, una tras otra, en manos de los aliados. entre tanto, Carlos VII, o el delfín, como se insistía en llamarle, consideraba la situación perdida sin remedio y se entregaba a frívolos pasatiempos en su corte.
A los catorce años de edad, Santa Juana tuvo la primera de las experiencias místicas que habían de conducirla por el camino del patriotismo hasta la muerte en la hoguera. Primero oyó una voz, parecía hablarle de cerca, y vio un resplandor; más tarde, las voces se multiplicaron y la joven empezó a ver a sus interlocutores, que eran , entre otros, San Miguel Arcángel, Santa Catalina y Santa Margarita. Poco a poco, le explicaron la abrumadora misión a que el cielo la tenía destinada: ¡Ella, una simple campesina debía salvar a Francia! Para no despertar la cólera de su padre, Santa Juana mantuvo silencio. Pero, en mayo de 1428, las voces se hicieron imperiosas y explícitas: la joven debía presentarse ante Roberto de Baudricourt, comandante de las fuerzas reales, en la cercana población de Vaucouleurs. Santa Juana consiguió que un tío suyo que vivía en Vaucouleurs, la llevase consigo. Pero Baudricourt se burló de sus palabras y despidió a la doncella, diciéndole que lo que necesitaba era que su padre le diese unas buenas nalgadas.
En aquel momento, la posición militar del rey era desesperada, pues los ingleses atacaban Orleáns, el último reducto de la resistencia. Santa Juana volvió a Domrémy, pero las voces no le dieron descanso. Cuando la joven respondió que era una campesina que no sabía ni montar a caballo, ni hacer la guerra, las voces le replicaron: "Dios te lo manda."  Incapaz de resistir a este llamamiento, Santa Juana huyó de su casa y se dirigió nuevamente a Vaucouleurs. El escepticismo de Baudricourt desapareció cuando recibió la noticia oficial de una derrota que Santa Juana había predicho; así pues, no sólo consintió en mandarla a ver al rey, sino que le dio una escolta de tres soldados. Santa Juana pidió que le permitieran vestirse de hombre para proteger su virtud. 
Los viajeros llegaron a Chinon, donde se hallaba en monarca, el 6 de marzo de 1429; pero Santa Juana no consiguió verle sino hasta dos días después. Carlos se había disfrazado para desconcertar a Santa Juana; pero la doncella le reconoció al punto por una señal secreta que le comunicaron las voces y que ella transmitió sólo al rey. ello bastó para persuadir a Carlos VII del carácter sobrenatural de la misión de la doncella. Santa Juana le pidió un regimiento para ir a salvar Orleáns. El favorito del rey, la Trémouille, y la mayor parte de la corte, que consideraban a Santa Juana como una visionaria o una impostora, se opusieron a su petición. Para zanjar la cuestión, el rey decidió enviar a Santa Juana a Poitiers a que la examinara una comisión de sabios teólogos.
Al cabo de un interrogatorio que duró tres semanas por lo menos, la comisión declaró que no encontraba nada que reprochar a la joven y aconsejó que el rey se valiese, prudentemente, de sus servicios. Santa Juana volvió entonces a Chinon, donde se iniciaron los preparativos para la expedición que ella debía encabezar. El estandarte que se confeccionó especialmente para ella, tenía bordados los nombres de Jesús y de María y una imagen del Padre Eterno, a quien dos ángeles le presentaban. de rodilla, una flor de lis. La expedición partió de Blois, el 27 de abril. Santa Juana iba al a cabeza, revestida con una armadura blanca.
A pesar de algunos contratiempos, el ejército consiguió entrar en Orleáns, el 29 de abril y su presencia obró maravillas. Para el 8 de mayo, ya habían caído los fuertes ingleses que rodeaban la ciudad y, al mismo tiempo, se levantó el sitio. Santa Juana recibió una herida de flecha bajo el hombro. Antes de la campaña, había profetizado todos estos acontecimientos, con las fechas aproximadas. La doncella hubiese querido continuar la guerra, pues las voces le habían asegurado que no viviría mucho tiempo. Pero La Trémouille y el arzobispo de Reims, que consideraban la liberación de Orleáns como obra de la buena suerte, se inclinaban a negociar con los ingleses. Sin embargo, se permitió a Santa Juana emprender una campaña en el Loira con el duque de Alencon. La campaña fue muy breve y dio el triunfo aplastante sobre las tropas de Sir John Fastolf, en Patay. Santa Juana trató de coronar inmediatamente al delfín. El camino a Reims estaba prácticamente conquistado y el último obstáculo desapareció con la inesperada capitulación de Troyes.
Los nobles franceses opusieron cierta resistencia; sin embargo, acabaron por seguir a la santa a Reims, donde, el 17 de julio de 1429, Carlos VII fue solemnemente coronado. Durante la ceremonia, Santa Juana permaneció de pie con su estandarte, junto al rey. Con la coronación de Carlos VII terminó la misión que las voces habían confiado a la santa y también su carrera de triunfos militares.
Santa Juana se lanzó audazmente al ataque de París, pero la empresa fracasó por la falta de los refuerzos que el rey había prometido enviar y por la ausencia del monarca. La santa recibió una herida en el muslo durante la batalla y, el duque de Alencon tuvo que retirarla casi a rastras. La tregua de invierno que siguió, la pasó Santa Juana en la corte, donde los nobles la miraban con mal disimulado recelo. Cuando recomenzaron las hostilidades, Santa Juana acudió a socorrer la plaza de Compiegne, que resistía a los borgoñones. El 23 de mayo de 1430, entró en la ciudad y ese mismo día organizó un ataque que no tuvo éxito. A causa del pánico, o debido a un error de cálculo del gobernador de la plaza, se levantó demasiado pronto el puente levadizo, y Santa Juana, con algunos de sus hombres, quedaron en el foso a merced del enemigo. Los borgoñeses derribaron del caballo a la doncella entre una furiosa gritería y la llevaron al campamento de Juan de Luxemburgo, pues uno de sus soldados la había hecho prisionera. Desde entonces hasta bien entrado el otoño, la joven estuvo presa en manos del duque de Borgoña. Ni el rey ni los compañeros de la santa hicieron el menor esfuerzo por rescatarla, sino que la abandonaron a su suerte. Pero, si los franceses la olvidaban, los ingleses en cambio se interesaban por ella y la compraron, el 21 de noviembre, por una suma equivalente a 23,000 libras esterlinas, actualmente. Una vez en manos de los ingleses, Santa Juana estaba perdida. Estos no podían condenarla a muerte por haberles derrotado, pero la acusaron de hechicería y de herejía. Como la brujería estaba entonces a la orden del día, la acusación no era extravagante. Además, es cierto que los ingleses y los borgoñeses habían atribuido sus derrotas a conjuros mágicos de la santa doncella.
Los ingleses la condujeron, dos días antes de Navidad, al castillo de Rouen. Según se dice sin suficiente fundamento, la encerraron, primero, en una jaula de acero, porque había intentado huir dos veces; después la trasladaron a una celda, donde la encadenaron a un poyo de piedra y la vigilaban día y noche. El 21 de febrero de 1431, la santa compareció por primera vez ante un tribunal presidido por Pedro Cauchon, obispo de Beauvais, un hombre sin escrúpulos, que esperaba conseguir la sede arquiepiscopal de Rouen con la ayuda de los ingleses. El tribunal, cuidadosamente elegido por Cauchon, estaba compuesto de magistrados, doctores, clérigos y empleados ordinarios. En seis sesiones públicas y nueve sesiones privadas, el tribunal interrogó a la doncella acerca de sus visones y "voces", de sus vestidos de hombre, de su fe y de sus disposiciones para someterse a la Iglesia. Sola y sin defensa, la santa hizo frente a sus jueces valerosamente y muchas veces los confundió con sus hábiles respuestas y su memoria exactísima. Una vez terminadas las sesiones, se presentó a los jueces y a la Universidad de Paría un resumen burdo e injusto de las declaraciones de la joven. En base a ello, los jueces determinaron que las revelaciones habían sido diabólicas y la Universidad la acusó en términos violentos.
En la deliberación final el tribunal declaró que, si no se retractaba, debía ser entregada como hereje al brazo secular. La santa se negó a retractarse a pesar de las amenazas de tortura. Pero, cuando se vio frente a una gran multitud en el cementerio de Saint-Ouen, perdió valor e hizo una vaga retractación. Digamos, sin embargo, que no se conservan los términos de si retractación y que se ha discutido mucho sobre el hecho. La joven fue conducida nuevamente a la prisión, pero ese respiro no duró mucho tiempo. Ya fuese por voluntad propia, ya por artimañas de los que deseaban su muerte, lo cierto es que Santa Juana volvió a vestirse de hombre, contra la promesa que le habían arrancado sus enemigos. Cuando Cauchon y sus hombres fueron a interrogarla en su celda sobre lo que ellos consideraban como una infidelidad, Santa Juana, que había recobrado todo su valor, declaró nuevamente que Dios la había enviado y que las voces procedían de Dios.
Según se dice, al salir del castillo, Cauchon dijo al Conde de Warwick: "Tened buen ánimo, que pronto acabaremos con ella". El martes 29 de mayo de 1431, los jueces, después de oír el informe de Cauchon, resolvieron entregar a la santa al brazo secular como hereje renegada.z Al zonedía siguiente, a las ocho de la mañana, Santa Juana fue conducida a la plaza del mercado de Rouen para ser quemada en vida. Cuando los verdugos encendieron la hoguera, Santa Juana pidió a un fraile dominico que mantuviese una cruz a la altura de sus ojos. Murió rezando. Invocaba al Arcángel San Miguel, al cual siempre le había tenido gran devoción e invocando el nombre de Jesús tres veces, entregó su espíritu al Señor. 
La santa no había cumplido todavía los veinte años. Sus cenizas fueron arrojadas al río Sena. Más de uno de los espectadores debió haber hecho eco al comentario amargo de Juan Tressart, uno de los secretarios del rey Enrique "¡Estamos perdidos! ¡Hemos quemado a una santa!"
Veintitrés años después de la muerte de Santa Juana, su madre y dos de sus hermanos pidieron que se examinase nuevamente el caso, y el Papa Calixto III nombró a una comisión encargada de hacerlo. El 7 de julio de 1456, el veredicto de la comisión rehabilitó plenamente a la santa. Más de cuatro siglos y medio después, el 16 de mayo de 1920, Juana de Arco fue solemnemente canonizada por el Papa Benedicto XV.
Santa Juana de Arco, ¡ruega por nosotros!

Guinea, Wifredo, S.J.  Vidas de los Santos de Butler.  Vol. II, Collier´s International, Mexico, D.F. 1964.
FUENTE: www.corazones.org

30 de mayo, San Fernando

 


San Fernando, Rey de Castilla y de León
30 de mayo.
UN GRAN REY
Autor: Jesús Marti Ballester
 Es uno de los más grandes hombres del siglo XIII y el más santo de los reyes de España. Llena la primera mitad del siglo, con su vida ejemplar, su intensa piedad religiosa, su prudencia de gobernante y su heroísmo de conquistador audaz. Nunca conoció en sus empresas la derrota, ni el fracaso; siempre fueron coronadas por el triunfo y la gloria. Es modelo de santo laico, de militar valeroso y de cruzado de la fe. Meticuloso palaciego, músico, poeta, y en todo y siempre gran señor y perfecto caballero.

Hijo de un ilegítimo matrimonio por impedimento de consanguinidad entre Alfonso IX de León y su sobrina Doña Berenguela, que, realizado y consumado sin dispensa de Roma, fue anulado por el Papa Inocencio III, legitimando por Bula pontificia, al niño, posteriormente.
SU NIÑEZ
Nace a finales del siglo XII, en la corte de León y crece cuidado por su madre, mujer virtuosa y ejemplar. A los diez años, sufre una grave enfermedad. Los médicos desesperan de salvarlo. La madre toma en sus brazos al pequeño, cabalga con él hasta el Monasterio de Oña, reza y llora durante toda una noche ante una imagen de la Virgen, y "el meninno empieza a dormir, et depois que foi esperto, luego de comer pedia", según las crónicas.
HEREDERO DEL REINO
A los quince años, cuando es proclamado por las Cortes heredero del reino, se confirma la anulación del matrimonio de sus padres. Doña Berenguela se recluyó en el Monasterio de Las Huelgas, en Burgos, donde Fernando la visitará con frecuencia. Su tío Enrique I sufre un accidente  y se le proclama rey de Castilla, a sus dieciocho años. Su madre es heredera de la Corona de Castilla, convoca Cortes en Valladolid y se hace proclamar Reina pero toma la corona y la coloca sobre la cabeza de Fernando, desconcertando con su decisión las apetencias del rey de León al trono de su esposa.  Poco más tarde, esta sucesión real es confirmada solemnemente en el Monasterio de Santa María de las Huelgas, donde su propia madre ciñe al hijo la espada de Fernán González, y le arma caballero. No todos acatan esta decisión. Surgió un conflicto con algunos nobles, que fácilmente fueron convencidos. Su padre, Alfonso IX renunció a ser Rey de Castilla, aunque declaró a Fernando desheredado del reino de León; pero a la muerte de Alfonso tomó posesión de la corona de modo pacífico, iniciando la unión definitiva de León y Castilla.
SUS DOS MATRIMONIOS Y LOS TALENTOS QUE LE ADORNABAN
Fernando III se casó con Doña Beatriz de Suabia, princesa alemana y con Juana de Ponthieu.. De las dos tuvo hijos. Como rey,  le preocupó la justicia; era amable, pero recto y firme. Era gentil y finísimo, jinete elegante y diestro, versado en los juegos nobles, en el ajedrez; amante de la música y buen cantor. Se le atribuyen algunas cantigas dedicadas a la Virgen, a la que profesaba gran amor pues su madre le había contado cómo le había salvado siendo niño. Promocionó las artes, favoreció el naciente estilo gótico, y se le deben las catedrales de España: Burgos, Toledo, León y Palencia.
CONQUISTADOR
Fue conquistador intrépido y caudillo insigne, siempre victorioso. En este aspecto, sólo se le puede comparar su consuegro Jaime el Conquistador, el rey de Aragón y Cataluña. Sus campañas contra los moros, le dieron la victoria siempre, en casi toda Andalucía y Murcia, cuyos reinos de Córdoba, Jaén, Sevilla conquistó  Sólo a Granada no llegó, pero tuvo que pagar tributo y rendir vasallaje.
Brillan en él la rapidez, la prudencia y la perseverancia. Cuando sus enemigos le creen muy lejos, a las márgenes del Duero, en su corte, aparece de repente ante los muros de Córdoba. Supo el arte de sorprender y desconcertar, aprovechando todas las coyunturas políticas del adversario; organizando con estudio y parsimonia sus grandes y decisivas campañas, prolongando, si era preciso los asedios para evitar derramar sangre. El sitio y la conquista de Sevilla tras veinte meses de asedio, fue una de las más notables empresas militares de su tiempo; allí debió enfrentarse con decisión y valor enérgico hasta con el desánimo que el calor y la enfermedad causaban en muchos soldados.
GOBERNANTE
Fue notable su acción de gobernante,  sus relaciones con la Iglesia, con los nobles y magnates; su administración de justicia y sus relaciones con los otros reyes peninsulares cristianos; su impulso a la codificación y reforma del derecho; su protección a las artes, ciencias y la creación de nuevos Centros y Universidades... El rey de Baeza le entregó en rehén a su hijo, y éste, convertido al cristianismo, fue uno de los pobladores de Sevilla. Por su intervención personal ante el Emir de los benimerines en Marruecos, el Papa Alejandro IV pudo enviar un legado al Sultán. Creó la marina de guerra de Castilla; e instituyó los futuros Consejos del Reino o actuales de ministros, designando un colegio de doce varones doctos y prudentes que le asesoraban y con quienes consultaba. Fernando III de Castilla fue un santo rey, que alcanzó las cumbres más altas de la perfección, santificando las menores acciones de su vida y dedicando a Dios y a María todos los momentos y ocupaciones..
SU MUERTE
Al terminar la Reconquista de Sevilla, mientras una expedición castellana llegaba a África planeó el paso del estrecho y asentamiento definitivo en aquel continente, cayó herido de muerte, por agotamiento de sufrimientos y trabajos.
Al saber próximo su fin, postrado sobre un montón de cenizas, con una soga al cuello, pidió perdón a todos los presentes, dio sabios consejos a su hijo y deudos, con la candela encendida en la mano. Un resplandor celeste iluminó su rostro. "El tránsito de San Fernando, dice Menéndez y Pelayo, oscureció y dejó pequeñas todas las grandezas de su vida".Esa fue la vida exterior y la muerte del más grande de los reyes de Castilla, "atleta y campeón invicto de Jesucristo", como le llamaron los Papas Gregorio IX e Inocencio IV. "De la vida interior, según Menéndez y Pelayo, ¿quién podría hablar dignamente sino los ángeles, que fueron testigos de sus espirituales coloquios y de sus éxtasis y arrobos que tantas veces precedieron y anunciaron sus victorias?"
JESUS MARTI BALLESTER
 

Jesús Marti Ballester

 

Noticias - La Iglesia en Centroáfrica está asolada por el terror y la violencia

Noticias - La Iglesia en Centroáfrica está asolada por el terror y la violencia

¡¡¡AYUDEMOS A NUESTROS HERMANOS!!!!

Revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús a Santa Margarita


"¿Por que te atormentas?
Haz lo que está en tu poder,
y Yo supliré lo demás que te falte.”
Jesús a Santa Margarita.

miércoles, 29 de mayo de 2013

NOVENA A SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS(el día 29 de Mayo hasta el día 6 de Junio) Fiesta es. 7 de Junio

 Por la señal de la santa Cruz, etc. Señor mío Jesucristo,Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocaciones de ofenderos, confesarme y, cumplir la penitencia que me fuera impuesta.Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra bondad y misericordia infinita, que los perdonareis, por los méritos de vuestra preciosísima sangre, pasión y muerte, y me dareis gracia para enmendarme, y perseverar en vuestro santo amor y servicio, hasta el fin de mi vida.AMÉNORACIÓN PREPARATORIA¡Oh Corazón divinísimo de mi amado Jesús, en quien la Santísima Trinidad depositó tesoros inmensos de celestiales gracias! Concededme un corazón semejante a vos mismo, y la gracia que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, vuestro sagrado culto y bien de mi alma. Amén.DÍA PRIMERO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón sacratísimo y melifluo de Jesús, que, con ferventísimos deseos y ardentísimo amor, deseáis corregir y desterrar la sequedad y tibieza de nuestros corazones! Inflamad y consumid las maldades e imperfecciones del mío, para que se abrase en vuestro amor; dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amantísimo Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma.Tres Padrenuestros, tres Avemarías, en reverencia de las tres insignias de la Pasión con que se mostró el divino Corazón a Santa Margarita de Alacoque. Oraciones finales.__________DÍA SEGUNDO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón amabilísimo de Jesús, celestial puerta por donde nos llegamos a Dios y Dios viene a nosotros! Dignaos estar patente a nuestros deseos y amorosos suspiros, para que, entrando por vos a vuestro Eterno Padre, recibamos sus celestiales bendiciones y copiosas gracias para amaros. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, sí es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA TERCERO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón Santísimo de Jesús, camino para la mansión eterna y fuente de aguas vivas! Concededme que siga vuestras sendas rectísimas para la perfección y para el cielo, y que beba de vos el agua dulce y saludable de la verdadera virtud y devoción, que apaga la sed de todas las cosas temporales. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA CUARTO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón purísimo de Jesús, espejo cristalino en quien resplandece toda la perfección! Concededme que yo pueda contemplaros perfectamente, para que aspire a formar mi corazón a vuestra semejanza, en la oración, en la acción y en todos mis pensamientos, palabras y obras. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA QUINTO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón dulcísimo de Jesús, órgano de la Trinidad venerada, por quien se perfeccionan todas nuestras obras! Yo os ofrezco las mías, aunque tan imperfectas, para que supliendo vos mi negligencia, puedan aparecer muy perfectas y agradables ante el divino acatamiento. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA SEXTO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón amplísimo de Jesús, templo sagrado donde me mandáis habite con toda mi alma, potencias y sentidos! Gracias os doy por la inexplicable quietud. sosiego y gozo que yo he hallado en este templo hermoso de la paz, donde descansaré gustoso eternamente. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA SÉPTIMO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón clementísimo de Jesús!, divino propiciatorio, por el cual ofreció el Eterno Padre que oiría siempre nuestras oraciones, diciendo: "Pídeme por el Corazón de mi amantísimo Hijo Jesús; por este Corazón te oiré, y alcanzarás cuanto me pides". Presento sobre vos a vuestro Eterno Padre todas mis peticiones, para conseguir el fruto que deseo. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA OCTAVO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón amantísimo de Jesús, trono ígneo y lucidísimo, inflamado en el amor de los hombres, a quienes deseáis abrasados mutuamente en vuestro amor! Yo deseo vivir siempre respirando llamas de amor divino en que me abrase, y con que encienda a todo el mundo, para que os corresponda amante y obsequioso. Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, ¡oh amante Corazón!, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.__________DÍA NOVENO Acto de contrición y oración preparatoria.Oración. ¡Oh Corazón dolorosísimo de Jesús, que para ablandar nuestra dureza y hacer más patente el amor con que padecisteis tantos dolores y penas para salvarnos, los quisisteis representar en la cruz, corona de espinas y herida de la lanza, con que os manifestasteis paciente y amante al mismo tiempo! Dadme la gracia de resarcir las injurias e ingratitudes hechas contra vos, correspondiendoagradecido a vuestro amor, y la que os pido en esta novena, si es para mayor gloria de Dios, culto vuestro y bien de mi alma. Amén.Tres Padrenuestros y Avemarías. Oraciones finales.ORACIONES FINALESAl Padre eterno. ¡Oh Padre Eterno! Por medio del Corazón de Jesús, mi vida, mi verdad y mi camino, llego a Vuestra Majestad; por medio de este adorable Corazón, os adoro por todos los hombres que no os adoran; os amo por todos los que no os aman; os conozco por todos los que, voluntariamente ciegos, no quieren conoceros. Por este divinísimo Corazón deseo satisfacer a Vuestra Majestad todas las obligaciones que os tienen todos los hombres; os ofrezco todas las almas redimidas con la preciosa sangre de vuestro divino Hijo, y os pido humildemente la conversión de todas por el mismo suavísimo Corazón. No permitáis que sea por más tiempo ignorado de ellas mi amado Jesús; haced que vivan por Jesús, que murió por todas. Presento también a Vuestra Majestad, sobre este santísimo Corazón, a vuestros siervos, mis amigos, y os pido los llenéis de su espíritu, para que, siendo su protector el mismo deífico Corazón, merezcan estar con vos eternamente. Amén.Hacer aquí la petición que se desea obtener con esta novenaOración. ¡Oh Corazón divinísimo de Jesús, dignísimo de la adoración de los hombres y de los ángeles! ¡Oh Corazón inefable y verdaderamente amable, digno de ser adorado con infinitas alabanzas, por ser fuente de todos los bienes, por ser origen de todas las virtudes, por ser el objeto en quien más se agrada toda la Santísima Trinidad entre todas las criaturas! ¡Oh Corazón dulcísimo de Jesús! Yo profundísimamente os adoro con todos los espíritus de mi pobre corazón, yo os alabo, yo os ofrezco las alabanzas todas de los más amantes serafines y de toda vuestra corte celestial y todas las que os puede dar el Corazón de vuestra Madre Santísima. Amén.

BENDITO Y ALABADO SEA EL SEÑOR EN EL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR SEA PARA SIEMPRE BENDITO Y ALABADO

Me gustaria compartir esta oracion que encontre en aciprensa.com
Te doy gracias Señor Padre Santo, Dios Todopoderoso y eterno porque aunque soy un siervo pecador y sin mérito alguno,has querido alimentarme misericordiosamente con el cuerpo y la sangre de tu hijo Nuestro Señor Jesucristo. Que esta sagrada comunión no vaya a ser para mi ocasión de castigo sino causa de perdón y salvación.Que sea para mi armadura de fe, escudo de buena voluntad;que me libre de todos mis vicios y me ayude a superar mis pasiones desordenadas; que aumente mi caridad y mi paciencia mi obediencia y humildad,y mi capacidad para hacer el bien.Que sea defensa inexpungable contra todos mis enemigos,visibles e invisibles;y guía de todos mis impulsos y deseos
Que me una más intimamente a ti,único y verdadero Diosy me conduzca con seguridad al banquete del cielo,donde tu, con tu hijo y el Espíritu Santo, eres luz verdadera,satisfacción cumplida gozo perdurabley felicidad perfecta.Por Cristo, Nuestro SeñorAmén

martes, 28 de mayo de 2013

Cruzada de Oración (lista de reproducción)

ROSARIO DE LAS LLAGAS DE JESÚS

“Con estas invocaciones son más poderosos que un ejército para detener a mis enemigos”.
PROMESA 17. Las invocaciones a las Santas Llagas obtendrán una incesante victoria para la Iglesia.
ROSARIO DE LAS LLAGAS DE JESÚS
FORMA DE REZAR ESTE ROSARIO
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Acto de contrición:
1.- Oh Jesús, Redentor Divino, sed misericordioso con nosotros y con el mundo entero. Amén
2.- Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, tened misericordia de nosotros y del mundo entero. Amén
3.- ¡Perdón! ¡Misericordia, Jesús mío!; durante los presentes peligros cubridnos con vuestra preciosa sangre. Amén
4.- Padre Eterno, tened piedad y misericordia por la Sangre de Jesucristo vuestro Hijo único; tened piedad y misericordia de nosotros, os lo suplicamos. Amén, Amén, Amén.

En las cuentas grandes del Rosario:
En lugar del Padrenuestro, se reza la jaculatoria: Padre Eterno, yo os ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo para curar las llagas de nuestras almas.

En las cuentas pequeñas del Rosario:
En lugar de las 10 Avemarías, se repite 10 veces la jaculatoria: Jesús mío, perdón y misericordia por los méritos de Vuestras Santas Llagas.

Al terminar el Rosario se repite tres veces: Padre Eterno, yo os ofrezco las Llagas de Nuestro Señor Jesucristo para sanar las de nuestras almas.

Oración a la Virgen Dolorosa

Oh Madre afligida, Oh corazón virginal desgarrado, por las llagas de tu hijo, dígnate admitir este pequeño recuerdo de sus sufrimientos en unión con lo que tu misma has padecido. Ofrezco este homenaje a tu hijo Jesús y por tu santa y poderosísima intercesión espero que mis oraciones y suplicas sean escuchadas por Él. Amén.
Se recomienda finalizar rezando tres Aves Marías

http://oracionesydevocionescatolicas.com/rosario_de_las_santas_llagas.htm
http://mariamensajera.blogcindario.com/2008/09/00069-17-promesas-de-las-santas-llagas-del-senor-y-el-triunfo-de-la-iglesia.html

Ave María, Il Divo

video

ROSARIO DE LAS LÁGRIMAS DE SANGRE

REZAR DIARIAMENTE ESTE ROSARIO EN CONTRA DEL ABORTO EN LA ARGENTINA Y EN EL PAIS DE SU ORIGEN : Este Rosario alcanzará la Conversión de muchos pecadores, especialmente de los poseídos por el demonio. Por medio de este Rosario el demonio será derrotado y el poder del infierno destruido. Ármense para la Gran Batalla.
 http://oracionesydevocionescatolicas.com/rosario_de_las_lagrimas.htm

Rosario de las Lágrimas de Sangre

 

Nuestra Señora de las Lágrimas







Antes de comenzar, leer nota nuestra al final.
Al final versión imprimible.


Esta Corona o Rosario fue entregado por Jesús a la Hermana de Jesús Flagelado (Amalia Aguirre), en Brasil en el año 1929.


Hija Mía: Lo que los hombres me pidan por las Lágrimas de Mi Madre; Yo concedo



La Siempre Virgen María a Amalia el 8 de Marzo de 1930:

      Mi Hijo Me quiere honrar especialmente con esas invocaciones, más allá de eso, ÉL concederá todos los favores que fuesen pedidos por los merecimientos de Mis Lágrimas. Este Rosario alcanzará la Conversión de muchos pecadores, especialmente de los poseídos por el demonio.  Por medio de este Rosario el demonio será derrotado y el poder del infierno destruido. Ármense para la Gran Batalla.


 Jesús:

     “¡Hijos que estáis en mundo! ¡Subí las escarpadas del Monte Calvario, yendo a buscar estas perlas preciosas, las Lágrimas de Mi Madre! ¡Me costaron Dolor infinito, cuando clavado en lo alto de la Cruz YO La veía llorando con tanta angustia! Subí el Monte Calvario para buscarlas… Si, es necesario subir por encima de sus inclinaciones y voluntades, despreciar el mundo con sus mentirosas promesas, para poder recoger en su alma las perlas preciosas. Os hablo aquí espiritualmente, porque Mi Reino es todo Espiritual.

    No es la simple agua derramada de los ojos purísimos de Maria. Lo que deseo que recojáis es el Fruto de Sus Angustias, el Dolor de Su Alma y de Su Corazón Maternal, que La hizo derramar tantas Lágrimas, a los Pies de la Cruz. Amados, ¡he aquí porqué ellas Me son tan queridas y por ellas obtendréis todo lo que deseáis! Aprovechad de estas Lágrimas Benditas, para la Conversión y Santificación de vuestra vida. Son perlas preciosas, porque con mucho Amor os fueron dadas. Os recuerdo que Mi Madre lloró por vuestras almas comprándolas con Lágrimas, cooperando con el Divino Hijo en vuestra redención: YO derramé Mi Sangre y ELLA derramó Sus Lágrimas. 

 
El Rosario del las Lágrimas tiene 49 cuentas pequeñas divididas en 7 partes. Semejante al Rosario de los Siete Dolores, tiene, en lugar de la Cruz, una medalla de Nuestra Señora de las Lágrimas.


Oración Inicial
  Jesús crucificado: Postrados a Tus pies, Te ofrecemos las "Lágrimas y Sangre" de aquella, que Te acompaña con tierno amor y compasión en Tu vía-crucis, Concédenos la gracia, Oh buen Maestro, de tomar a pecho las enseñanzas contenidas en las "lágrimas y sangre" de Tu Santísima Madre, para cumplir Tu voluntad de tal manera, que un día seamos dignos, de alabarte y glorificarte por toda la eternidad. Amén.



En las cuentas mayores se rezan
Uno de los 7 dolores (señalados más abajo, partiendo del primero hasta el séptimo).
Luego se dice lo siguiente:
Oh Jesús mío, mira las lágrimas y sangre de aquella, que te tenía el amor más grande en la tierra y Te ama con el amor más fervoroso en el cielo.


En las cuentas menores se rezan
Oh Jesús escucha nuestros ruegos por las "lágrimas y sangre" de Tu Santísima Madre.
Al final de las primeras siete se reza:
Oh Jesús mío, mira las lágrimas y sangre de aquella, que te tenía el amor más grande en la tierra y Te ama con el amor más fervoroso en el cielo. (3 veces)

Luego comenzamos con el segundo dolor y así sucesivamente.


Oración Final
Al finalizar el rosario se reza la siguiente oración de término:

Oh María, Madre del amor, de los dolores y de misericordia Te suplicamos, reúne Tus ruegos con los nuestro para que Jesús, a quien nos dirigimos, en el nombre de Tus "lágrimas y sangre" maternas, escuche nuestra suplica concediéndonos con las gracias que te pedimos la corona de la vida eterna. Amén.
Tus "Lágrimas y sangre", Oh Madre dolorosa, destruya el reino del infierno. Por tu Divina mansedumbre, Oh encadenado Jesús, guarda al mundo de los errores amenazantes.

 
Los Siete Dolores  (Para las cuentas mayores)

1. Por la Profecía del Anciano Simeón
2. Cuando se vio obligada a huir a Egipto, escapando de la persecución de Herodes que quería matar a su Hijo Amado.
3. Cuando buscó por tres días a su Hijo que lo daban por perdido.
4. Cuando encontró a su Divino Hijo cargando en brazos la pesada cruz rumbo al Calvario para ser crucificado en ella por nuestra salvación.
5. Cuando vio a su Amado Hijo ensangrentado y agonizante durante tres horas y luego morir en la cruz.
6. Cuando su Amado Hijo, traspasado el pecho por la lanza, es bajado de la cruz y depositado en sus brazos.
7. Cuando contempló el Cuerpo de su Divino Hijo en el sepulcro
 
 
 
 
Promesas del Sagrado Corazón de Jesús a los que recen diariamente el Rosario de las Lágrimas de Sangre 

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Marcos Tadeu, Jacareí, Brasil
“En este día, 6 de marzo de 2005, Nuestro Señor Jesucristo hizo 10 Promesas para los que rezaren el Rosario de las Lágrimas de Sangre de Nuestra Señora todos los días. Oigamos las Promesas del Sagrado Corazón:

No morirán de muerte violenta.
No conocerán el fuego del infierno.
No serán flagelados por la miseria.
No conocerán las llamas del Purgatorio.
No morirán sin antes recibir el Perdón de Dios.
Serán confortados por Mi Madre en persona en la agonía.
Serán trasladados por Ella y colocados al lado de Su Trono de Reina del Cielo.
Ocuparán el Coro de los Mártires como si hubiesen sido de hecho en la Tierra.
No se condenarán las almas de sus parientes hasta la cuarta generación.
En el Paraíso seguirán a Mi Madre por toda parte y tendrán un conocimiento, una felicidad singular, que otros que no habían rezado el Rosario de las Lágrimas de Mi Madre no tendrán.
 
 
 
Promesas de María Santísima


Pondré paz en sus familias.
Serán iluminados en los Divinos Misterios.
Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.
Les daré cuanto me pidan con tal que no se oponga a la voluntad de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas.
Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y los protegeré en todos los instantes de sus vidas.
Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte: verán el rostro de su Madre.
He conseguido de mi Divino Hijo que los que
PROPAGUEN ESTA DEVOCIÓN (a mis lágrimas y dolores) sean trasladados de esta vida terrenal a la felicidad eterna DIRECTAMENTE, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos “su Eterna consolación y alegría”.
 

 
 
 La Medalla


 



   La Medalla de Nuestra Señora de las Lágrimas realizó numerosas Conversiones no solo en Brasil. Hubo más noticias todavía de intervenciones singulares y hasta curas milagrosas, gracias a la recitación del Rosario de Nuestra Señora de las Lágrimas. La razón se encuentra en la Promesa del propio Salvador, que no rechaza ningún pedido que Le sea hecho por las Lágrimas de Su Madre Santísima.

   También en Alemania, Bélgica y Holanda muchas Gracias fueron concedidas a las personas que rezaron durante nueve días seguidos el Rosario de Nuestra Señora de las Lágrimas, recibieron los Sacramentos e hicieron obras de Caridad. Para muchos religiosos y religiosas la recitación de este Rosario se volvió para ellos un hábito muy querido y a él deben muchas Gracias, incluso extraordinarias. Piden por la Conversión de los pecadores, de los herejes y descreídos, por los sacerdotes y misioneros, por los moribundos, y para liberar las almas del Purgatorio.

   Esta Medalla es oval, se encuentra acuñada en el frente la Imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas y envolviendo su Bellísima Imagen la Oración:
“OH VIRGEN DOLOROSÍSIMA, VUESTRAS LÁGRIMAS DERRUMBAN EL IMPERIO INFERNAL” del otro lado hay una Imagen de Nuestro Señor Jesucristo y la Oración: “POR VUESTRA MANSEDUMBRE DIVINA, OH JESÚS MANIATADO SALVAD EL MUNDO DEL ERROR QUE LO AMENAZA.
 
 
Importante:
 
  Este Rosario no es parte de los 7 Rosarios (ver link Medalla de la Paz), que la Santísima Virgen (advocación de Reina y Mensajera de la Paz), entregó a Marcos en Jacareí, sin embargo María pide que se rece este antiguo rosario (1930). En el 2005, el Sagrado Corazón de Jesús entrega algunas promesas a quienes lo recen diariamente por el resto de sus vidas.
 
 Existe también la Tricena, pedida en Jacareí, consiste en rezar este rosario, todos los meses por trece días. Se comienza los días primero y se finaliza los días trece de cada mes. Hay muchos que la rezan así, Usted también podría unirse.
 
 
 
ANEXO
 
 La Imagen

      El Manto Azul

     “¿Por qué uso un Manto Azul? Para que te acuerdes del Cielo, cuando estuvieres exhausta por los trabajos y cargada con la cruz de las tribulaciones.
     ¡Mi Manto te recuerde que el Cielo te dará felicidad indecible y alegría eterna y esto debe dar ánimo a tu alma y paz a tu corazón, para continuar la lucha hasta el fin! Desear el Cielo, amada Mía, es una dulce consolación, pues el alma fue creada para gozar de esta felicidad, y debe acordarse de ella y desearla. Dios creó el Cielo para sus hijos y ¿por qué no han de pensar en él? Este Cielo es Dios mismo, por lo tanto desearlo es desear a Dios. Deseando darte ánimo, Me presenté a ti revestida de Azul. Así, cuando Me contemplares, acuérdate del Cielo que encontrarás después de este peregrinar.
 
    No seas egoísta, cuando traigas a alguna persona a los pies de Mi Imagen, cuéntale lo que te conté, para que todos tengan la misma consolación. Al mirarme fijamente cuéntales que Yo Soy Madre de todos los hombres, de los más pobrecitos y hasta de los criminales. Todos tienen derecho de llamarme Madre, porque por todos los hombres Jesús expiró en la Cruz. Alma misionera, no te olvides del significado del Manto Azul de tu Madre Lacrimosa. Aprende y transmite a todos los hombres de buena voluntad.”
 

     La Túnica Violeta

     “¿Conoces el significado de Mi Túnica rojo-violeta? Voy a explicarte lo que debes recordar, delante de esta Imagen Mía de las Lágrimas. En los colores que usé, el rojo significa dolor. El dolor que Jesús sintió cuando golpearon bárbaramente Su Cuerpo. Mi corazón de Madre y Mi Alma también fueron dilacerados por el dolor, al ver a Jesús. Cuando vieres a Mis Pies, viendo Mi túnica, acuérdate de cuánto Yo sufrí. Haciendo la meditación de Mis Dolores, ganarás fuerza para tu alma más allá de merecer el privilegio que a ellas fue concedido, que es la liberación de las penas del Purgatorio. Meditar en cuánto Yo sufrí por tu amor, es un deber de gratitud. Graba bien en tu corazón estas lecciones, porque ellas te darán fuerza y valentía en esta tierra para que un día puedas estar en Mis Brazos de Madre, que te introducirá en el Cielo.”
 

      El Velo Blanco

      “Misionera, voy a explicarte por qué Me presenté con el Velo Blanco, envolviéndome el pecho y cubriéndome la cabeza. Blanco significa pureza y, siendo Yo la blanca flor de la Santísima Trinidad, no podía dejar de presentarme sin esta albura. La pureza transforma el hombre en Ángel y esta virtud es tan querida de Dios. Jesús llamó a los puros de bienaventurados. ¡Por ser pura Dios Me escogió como Madre de Jesús, por ser puro escogió a José como Padre Adoptivo, Juan por ser puro reclinó su cabeza en el Pecho Sagrado de Jesús! La Santísima Trinidad quiso así presentarme a este Instituto, revestida con el Velo de la Pureza, virtud y cualidad de Dios, porque en ÉL todo es puro. Me presenté no solamente con la Cabeza cubierta de blanco, sino, también el Pecho. Esto porque ahí reside el Corazón, ¡del cual nacen las pasiones desordenadas!
 
      Por lo tanto, tu corazón debe estar siempre envuelto de esta blancura celestial, que te dará la felicidad de ser morada de la Santísima Trinidad. Graba bien en tu alma estas lecciones, porque ellas te servirán de Luz y Fuerza para poder subir el Calvario y llegar a la puerta de la Jerusalén Celestial en Mis Brazos de Madre.”
 

     La Corona de Perlas

      “Hija, voy a hablarte sobre el Rosario que traía en Mis Manos. Llamadlo de “Corona de las Lágrimas.” ¡Cuando a Mis Pies vinieres, viendo en Mis Manos esta Corona, acuérdate que ella significa Misericordia, Amor y Dolor! ¡Yo Soy la Madre de la Divina Misericordia! Lloro delante de Mi Hijo los pecados de todos los hombres y siempre estoy intercediendo delante del Trono del Altísimo por los pobres pecadores. Cuando un pecador fuere rebelde no queriendo oírte, ven a Mis Pies y pide por Mis Lágrimas Benditas. Si él fuera alma de buena voluntad, alcanzarás de Dios la Gracia de esta alma no perderse.
 
      Mi Corona de las Lágrimas también debe recordarte Mi Gran Amor por los pecadores. Siendo Madre de todos los hombres y viendo a muchos perderse, lloré por aquellos que, endurecidos, corren el riesgo de precipitarse en el infierno. ¿Por qué le di el nombre de Corona? Porque Mis Lágrimas fueron coronadas por Mi Divino Hijo; ellas son Benditas y muchas generaciones las exaltarán por los beneficios recibidos por Su intermedio. ¡Mi Hijo Las coronó con tantos privilegios! Jesús dio estas perlas preciosas a este Instituto para que ellas hagan parte de su patrimonio, La Corona de Mis Bendecidas Lágrimas significa que tu Madre te Ama. Usa de todos sus privilegios, desde que recurras con confianza y amor. Alma querida, aprovecha de estas lecciones y medita en el significado de Nuestra Señora de las Lágrimas, YO con todo Amor digo: ¡Soy la Madre de las Misioneras!”
 

     La Sonrisa de Nuestra Señora de las Lágrimas

     “¡Cuando María descendió del Cielo y vino hasta vos, traía en Sus Labios una Dulce Sonrisa, por la inmensa alegría de poder obsequiar a los hombres con tan precioso Tesoro!

      La Sonrisa es siempre el desbordamiento de Alegría y Paz, por eso, María quiso traerla en Sus Labios para mostrar lo que tantas almas experimentarán al rezar esas súplicas tan conmovedoras. He aquí por qué Su Imagen debe ofrecer una dulce sonrisa, que será el bálsamo a las llagas de la pobre humanidad. Te entrego en el día de hoy esta Sonrisa Bendita de Nuestra Madre Lacrimosa. ¿Madre Lacrimosa con Sonrisa? Si, Lacrimosa porque un día Lloró de Dolor y de Amor, pero que, Feliz, entrega como fruto de estas dos causas sublimes, ¡Su Sonrisa! ¡Recibe, por lo tanto, la Sonrisa de María como patrimonio de la amada generación! La Sonrisa de María, que es más dulce que la miel, constituirá también una red, que apañará las almas que desean la Santidad. ¡Ella fascinará millares y millares de almas! ¡Recibid, hijas, las Sonrisas de María! Que ellas sean una realidad en vuestros labios, para que, a imitación de María, podáis mostrar a los hombres que os sentís felices en poder trabajar por amor. Las almas quedarán seducidas, ¡porque la Sonrisa de María a todos seduce! Que este presente de inmenso valor sea aprovechado y que la Sonrisa de Nuestra Madre Lacrimosa no sea olvidada por nuestra generación. Jesús, que hoy te entrega esta dádiva, joya riquísima.”
 

      Mis Ojos inclinados

     “Voy a explicarte el motivo por qué aquí Me presenté con Mis Ojos hacia abajo. Pintores inspirados Me grabaron en las telas, vueltas Mis Miradas hacia lo alto, cuando desearon cantar las Glorias de Mi Inmaculada Concepción.
 
     ¿Qué significará, ahora, Mis Miradas inclinadas hacia abajo en esta Aparición, en que os entregué Mis Lágrimas Benditas?
 
    Significan Mi Compasión por la humanidad, pues Yo descendí del Cielo para traer un alivio a sus males. Mis Ojos siempre estarán vueltos hacia sus penas y aflicciones, toda vez que pidieren a Mi Hijo por las Lágrimas que derramé. Y a los Pies de Mi Imagen vean que os fijo con miradas de compasión y de cariño. Por eso Mis Ojos inclinados, cuando entregué Mi Corona, son los faroles para todos Mis hijos que quisieren honrarme en Mis Lágrimas.
 
    Donde se rece la Corona de Mis Lágrimas, estarán Mis Ojos, para mostrarles Amor y afecto. Donde se recite con amor estas Jaculatorias de Mi Corona, allí estaré como Madre solícita, a apuntarles los errores, invitar a la Virtud y a indicar el Corazón de Mi Hijo Amado. Donde fuera introducida y reine esta Imagen, Mis Miradas cubrirán a todos de grandes Gracias, dándoles, ya en esta vida, a experimentar Mi Protección consoladora. Ve, como en la Aparición, en que ofrecí Mi Tesoro, todo tiene significado. La inclinación de Mis Ojos representa bien Mi Compasión por los hijos de la Tierra, que siempre invito a buscar Mis Lágrimas, porque ellas os preparan para recibir muchas Gracias. Mis Ojos inclinados son una invitación constante a Mis hijos, la suavísima melodía, que invita a los pecadores y los convierte para el Corazón de Jesús Crucificado. Ahí tienes la explicación: En esta Aparición incliné Mis Ojos sobre la humanidad, pues deseo que ella se Convierta y se Salve atraída por Mis Miradas. Soy Madre complaciente, dulce y llena de Misericordia.”

¡¡¡OREMOS POR EL TRIUNFO DE LA MADRE, POR LA CONSAGRACION DE RUSIA A SU INMACULADO CORAZON, POR NUESTROS AMADOS PAPAS FRANCISCO Y BENEDICTO XVI Y PARA QUE SEAMOS UNCION PARA EL MUNDO!!!!


ESTA LLAMA DE AMOR TIENE EL PODER DE DETENER LA PERDICION DE MÁS ALMAS
Rosario de la Llama de Amor de María (Basado en las revelaciones dadas a Isabel Kindelmann) MISTERIOS GOZOSOS (LUNES Y JUEVES)

La señal de la Cruz.
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor Dios nuestro, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Abre Señor mis labios y mi boca proclamara tus alabanzas.
Ven oh Dios en mi ayuda, Señor date prisa en socorrerme.
Monición inicial.
Con humildad y sencillez, dispongamos nuestro corazón a Dios Padre todopoderoso, a Jesús nuestro Señor y al Espíritu Santo. Así mismo al inmaculado corazón de María.
Pidamos a Jesús la presencia del Espíritu Santo.
Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor, envía Señor Tu Espíritu y todo será creado y se renovará la faz de la tierra. Oh Dios que has ilustrado los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo, has que guiados por el mismo Espíritu, sepamos reconocer las cosas que son rectas y gozar siempre de tus divinos consuelos, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Oración a las Santas Llagas.
(Santiguarse cinco veces, adorando las santas llagas de nuestro Señor Jesucristo)
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén. Yo adora las llagas de tu sagrada cabeza, con dolor profundo y verdadero, permite que todos los pensamientos en este día, sean actos de adoración a Ti.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén. Yo adora la llaga de tu sagrado hombro, con dolor profundo y verdadero, permite que todos los trabajos, penas y enfermedades en este día, sean actos de amor por Ti.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén. Yo adoro las llagas de tus sagradas manos, con dolor profundo y verdadero, permite que todo trabajo de mis manos en este día, sea un acto de amor por Ti.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén. Yo adoro las llagas de tus sagrados pies, con dolor profundo y verdadero, permite que cada paso que dé en este día, sea un acto de amor por Ti.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén. Yo adora la llaga de tu sagrado costado, con dolor profundo y verdadero, permite que cada latido de mi corazón en este día, sea un acto de amor por Ti.
Oración al Ángel Custodio.
(Unámonos en un mismo espíritu, en nuestras peticiones)
Envía Señor al Ángel custodio de nuestra ciudad y tiende alrededor de nosotros, un círculo de protección, con tu preciosa Sangre, así mismo oh Dios misericordioso, te rogamos bendigas este hogar y a cada uno de los que aquí moran.
Oración a San Miguel Arcángel.
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, se nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio, que Dios manifieste sobre el su poder, es nuestra humilde súplica y tu oh Príncipe de la milicia celestial, con la fuerza que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas, amén.
Peticiones.
Pedimos perdón a nuestro Padre Dios, en el nombre de Jesucristo, por los pecados de nuestra familia, por los pecados de todos aquellos que se han alejado de Dios. Pedimos perdón por toda nuestra iglesia.
Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa de todo corazón haber pecado, porque eres infinitamente bueno, padeciste y moriste por mi clavado en la cruz, te amo con todo mi corazón y propongo firmemente no volver a pecar, amén.
(Contemplando con los ojos del alma a Jesús en la Eucaristía, digamos)
Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por todos los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. (x3)
Ofrecimiento.
Ofrecemos este santo rosario por todas las necesidades de nuestra iglesia. Especialmente por el aumento en las vocaciones sacerdotales. Lo ofrecemos por el Papa emérito Benedicto XVI y nuestro Papa Francisco y por todos los sacerdotes del mundo, para que la Llama de Amor siga incendiándose en sus corazones, así mismo pedimos que la Virgen María, nos cubra con su Llama de Amor. Todo esto lo pedimos a Dios Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, con María, los ángeles y los santos diciéndole. Te lo pedimos Señor.
(Los misterios correspondientes al día)
En el primer misterio gozoso se contempla la Anunciación:
"Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre, llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando donde ella estaba dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo...vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús"... Dijo María: "He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra"". (Lc 1, 26-28.31-38) Palabra del Señor. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
Oremos por nuestra familia.
Padre nuestro.
Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase Señor tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del Maligno, amén.
Ave María de la Llama de Amor.
Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor sobre toda la humanidad, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén. (x 10)
Gloria.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.
Jaculatorias.
Corazón doloroso e inmaculado de María. Ruega por nosotros que nos refugiamos en ti.
Madre de Dios y madre nuestra, sálvanos. Por la Llama de Amor de tu inmaculado corazón.
¡Oh Jesús mío!, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia, amén.
Jesús, ¡protege y salva a los no nacidos!

En el segundo misterio gozoso se contempla la Visitación de Nuestra Señora:
"En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludo a Isabel. Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María...quedó llena del Espíritu Santo". (Lc 1, 39-41) Palabra del Señor. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
Oremos por nuestra ciudad.
[Padre nuestro, Ave María de la Llama de Amor (x10), Gloria y Jaculatorias]

En el tercer misterio gozoso se contempla el nacimiento de Jesús:
"José y María salieron de Nazaret hacia Belén y, "mientras ellos estaban allí se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre". (Lc 2,6-7) Palabra del Señor. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
Oremos por nuestro país.
[Padre nuestro, Ave María de la Llama de Amor (x10), Gloria y Jaculatorias]

En el cuarto misterio gozoso se contempla la purificación de la Virgen:
"Cuando, según la ley de Moisés, se cumplieron los días de la purificación, subieron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está prescrito en la Ley del Señor: "Todo varón primogénito será consagrado al Señor"". (Lc 2, 22-23) Palabra del Señor. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
Oremos por toda la iglesia, militante y purgante.
[Padre nuestro, Ave María de la Llama de Amor (x10), Gloria y Jaculatorias]

En el quinto misterio gozoso se contempla el Niño perdido y hallado en el templo:
"El niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres... Al cabo de tres días, lo encontraron en el templo sentado en medio de los maestros, escuchándoles y preguntándoles". (Lc 2, 43-46) Palabra del Señor. ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
Oremos por toda las naciones.
[Padre nuestro, Ave María de la Llama de Amor (x10), Gloria y Jaculatorias]

Oremos por la salud y las intensiones del Santo Padre.
Que Dios le conserve la vida, lo haga feliz en la tierra y no lo entregue en manos de sus enemigos.
Salutación a la Virgen con sus tres purezas.
Padre Nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea Tu Nombre; venga a nosotros Tu reino; hágase Señor Tu voluntad, en la tierra como en el Cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación, y líbranos del Maligno. Amén.
Dios te salve, María Santísima, hija de Dios Padre, virgen purísima y castísima antes del parto, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la alumbres; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor sobre toda la humanidad, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, madre de Dios Hijo, virgen purísima y castísima en el parto, en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor sobre toda la humanidad, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, virgen purísima y castísima después del parto, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de Tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, los pecadores, derrama el efecto de gracia de tu Llama de Amor sobre toda la humanidad, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Dios te salve, María Santísima, templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad, virgen concebida sin la culpa original. Dios te salve, reina y madre, madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues, señora abogada nuestra, vuelve a nosotros ésos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María. Ruega por nosotros, santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo, amén.

Letanías en forma de preces, de la Llama de Amor.
Santísima trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo Ten piedad de nosotros
Santa María Ruega por nosotros
Señor San José Protégenos
San Miguel Arcángel Defiéndenos
Madre Santísima, al Santo Padre Envuélvelo en tu Llama de Amor
A los cardenales y delegados Concédeles tu Llama de Amor
A los arzobispos y obispos Ilumínalos con la luz de tu Llama de Amor
A los asesores eclesiásticos Instrúyelos con tu Llama de Amor
A todos los sacerdotes Santifícalo con tu Llama de Amor
A los religiosos de vida consagrada Sostenlos con tu Llama de Amor
A los misioneros Protégelos con tu Llama de Amor
A los seminaristas Fortalécelos con tu Llama de Amor
A las religiosas y novicias Enciéndelas con tu Llama de Amor
A los cenáculos de oración Acompáñales con tu Lama de Amor
A los santuarios familiares Arrópalos con tu Lama de Amor
A los coordinadores, asesores y fieles del movimiento Guárdalos en tu Llama de Amor
A los seglares comprometidos Anímales con tu Llama de Amor
Madre nuestra abrázanos con tu Llama de Amor Concédenos esta gracia
Madre nuestra ilumina las almas Concédenos esta gracia
Madre nuestra enciende los corazones Concédenos esta gracia
Madre nuestra fortalece nuestra fe Concédenos esta gracia
Madre nuestra alienta nuestra esperanza Concédenos esta gracia
Madre nuestra inflama nuestra caridad Concédenos esta gracia
Madre nuestra enséñanos a amar a Dios Concédenos esta gracia
Madre nuestra danos alegría Concédenos esta gracia
Madre nuestra danos pureza de corazón Concédenos esta gracia
Madre nuestra danos tus virtudes Concédenos esta gracia
Madre nuestra danos fortaleza Concédenos esta gracia
Madre nuestra indícanos el camino Concédenos esta gracia
Madre nuestra condúcenos al cielo Concédenos esta gracia
Madre nuestra líbranos del mal Concédenos esta gracia
Madre nuestra sostennos en la tribulación Concédenos esta gracia
Madre nuestra ayúdanos en el sufrimiento Concédenos esta gracia
Madre nuestra escóndenos en la persecución Concédenos esta gracia
Madre nuestra protege los matrimonios Concédenos esta gracia
Madre nuestra enfervoriza las familias Concédenos esta gracia
Madre nuestra defiende a los niños Concédenos esta gracia
Madre nuestra salva a los jóvenes Concédenos esta gracia
Madre nuestra sostén a los ancianos Concédenos esta gracia
Madre nuestra sana a los enfermos Concédenos esta gracia
Madre nuestra cobija a los niños no nacidos Concédenos esta gracia
Madre nuestra bendice a las madres embarazadas Concédenos esta gracia
Madre nuestra guía a las madres solteras Concédenos esta gracia
Madre nuestra consuela a las viudas Concédenos esta gracia
Madre nuestra ampara a los huérfanos Concédenos esta gracia
Madre nuestra ayuda a los desempleados Concédenos esta gracia
Madre nuestra une a los cristianos Concédenos esta gracia
Madre nuestra defiende a nuestra nación Concédenos esta gracia
Madre nuestra transforma a los gobernantes Concédenos esta gracia
Madre nuestra aléjanos de vicios y corrupción Concédenos esta gracia
Madre nuestra quita el materialismo en el mundo Concédenos esta gracia
Madre nuestra líbranos de falsas creencias Concédenos esta gracia
Madre nuestra acerca a los alejados Concédenos esta gracia
Madre nuestra convierte a los incrédulos Concédenos esta gracia
Madre nuestra calienta a los fríos Concédenos esta gracia
Madre nuestra impulsa a los tibios Concédenos esta gracia
Madre nuestra ayuda a los encarcelados Concédenos esta gracia
Madre nuestra levanta a los caídos Concédenos esta gracia
Madre nuestra libera a los oprimidos Concédenos esta gracia
Madre nuestra ilumina a los desesperados Concédenos esta gracia
Madre nuestra encuentra a los extraviados Concédenos esta gracia
Madre nuestra salva a los agonizantes Concédenos esta gracia
Madre nuestra libera a las almas del purgatorio Concédenos esta gracia

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén. Madre mía, luz defensora, la Llama de Amor de tu inmaculado corazón, triunfará en medio de nuestros tormentos.
Oraciones finales.
(Oración que contiene los deseos de Jesús y nos une a El, pidamos por la unidad de todos los cristianos)
Oración para segar a Satanás.
Jesús, que nuestros pies, vayan juntos,
Que nuestras manos, recojan unidas,
Que nuestros corazones, latan al unísono,
Que nuestro interior, sienta lo mismo,
Que el pensamiento de nuestras mentes, sea uno,
Que nuestros oídos, escuchen juntos el silencio,
Que nuestras miradas, se compenetren profundamente, fundiéndose la una en la otra,
Y que nuestros labios, supliquen juntos al eterno Padre, para alcanzar misericordia.
Amén.
Oración al corazón inmaculado de María.
O corazón inmaculado de María, lleno de bondad, muéstranos tu amor.
Que la llama de tu corazón, oh María, descienda sobre todos los hombres.
Nosotros te amamos con todo nuestro ser.
Pon en nuestros corazones el amor verdadero,
Para que así tengamos un deseo continuo de Ti.
¡Oh María de corazón dulce y humilde!
Acuérdate de nosotros cuando estemos en pecado.
Por medio de tu corazón inmaculado y materno.
Concédenos ser curados de toda enfermedad espiritual y física.
Has que siempre podamos ver la bondad de tu corazón maternal
Y podamos convertirnos por tu Llama de Amor, amén.

(Finalizamos este santo rosario, bañándonos con la sangre preciosa de nuestro Señor Jesucristo)

La señal de la Cruz.
Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor Dios nuestro, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.